La Formación

                             Han sido llamadas a la libertad. (Gálatas 5,13)

Naturaleza de la formación
■ La formación es un proceso permanente que abarca todos los aspectos de la persona. En la vida religiosa, la formación de base permite a la candidata comprender, apreciar y verificar la autenticidad del llamado de Dios. Así se prepara al compromiso perpetuo. (Constituciones 2009)

■ La formación permanente ayuda a la hermana a vivir más plenamente su consagración como Religiosa Hospitalarias de San José, comprometida en Iglesia, al servicio de Dios.
(Constituciones 2009)

Juan-Pablo II afirmaba:
«La fecundidad de la vida religiosa depende de la calidad de la vida fraternal en común. Más todavía, el renuevo actual se caracteriza por una búsqueda de comunión y de comunidad. Para eso, la vida religiosa será cada vez más significante en cuanto más logrará construir más comunidades fraternales en las cuales se busca a Dios y se le ama sobre todo».

Para avanzar más
¿Cómo reconozco el llamado de Dios en mi vida cotidiana?
¿Mi oración es una invitación para las que Dios llama a servir como RHSJ?
¿Mi vida diaria interpela a la libertad de los hijos de Dios?


Si tú escuchas un llamado, comunica con:
Hna. Marie-Claire Bourbonnais, rhsj
mbourbon@mail.rhsj.org

En República Dominicana, dos jóvenes caminan en los pasos de Jesús…

Junie (a la derecha), comparte la vida de la comunidad de Ocoa desde más de un año ya. Descubre a Jesús quien la llama en seguirle y, poco a poco, se inspira del carisma de la congregación de las RHSJ.

Elisabeth, postulante (hacia la izquierda):
En las JMJ (Jornadas Mundiales de la Juventud 2013, 23 al 28 del julio), hemos formado una gran familia, hemos caminado juntos y el mismo Dios caminaba con nosotros. Fue un acontecimiento que tuvo mucho impacto sobre mí, esta unidad, esta comunión, esta universalidad de la Iglesia encarnada en lo que he vivido en las JMJ.
Eso y las palabras del Papa Francisco me hicieron definir más mi opción para con Jesús: fortificar mi respuesta y continuar avanzando en el camino en donde me siento llamada por el intermediario de esta congregación de las RHSJ. Comprometerme con este Jesús que me lleva, me llama. Es el motivo por el cual el día jueves 22 del mes de agosto, comencé mi postulantado por medio de una celebración comunitaria sencilla y significativa, en presencia de mi familia.
La Hna. Ruth me entregó la luz representando un pasaje generacional porque, en este mismo día, ella celebraba 51 años de vida religiosa y yo, empiezo en este caminar. Subo a la barca para avanzar en alta mar y lanzar las redes. «El Señor está con nosotras y estamos alegres.»